La fiebre de Silicon Valley


Esto es mucho más que convertir arena en oro. En cierto sentido hoy estamos convirtiendo más y más arena en inteligencia. Y ésto, es una auténtica transmutación”.


Presidente de una firma de alta tecnología en Silicon Valley.1

 

Hace poco más de 160 años, miles de personas cruzaron los Estados Unidos en grandes convoyes hacia la lejana California. El motivo de semejante migración se anclaba en el rumor por parte de un periodista local de “The Californian”, en el año 1848, sobre la aparición de grandes cantidades de yacimientos de oro en varios puntos del estado. Pocos meses antes, en Sutter’s Mill, el rancho del general John Sutter, en las cercanías del Río Americano, mientras construían un molino de harina, se encontraron con varias pepitas de oro. Sutter quiso mantener la noticia en secreto, pues temía que sus planes de crear un imperio agrícola se vinieran abajo si había una inmigración en masa en busca del metal preciado.

Un siglo y medio más tarde, la historia se repite, en el mismo lugar y generando las mismas expectativas, sólo que esta vez las riquezas son la innovación y la tecnología.

La vinculación del estado californiano con las grandes aventuras emprendedoras viene, por tanto, de muy lejos. Actualmente otra pujante industria, a diferencia de los depauperados buscadores de oro, cuenta con cimientos más sólidos y con una proyección a futuro más marcada y constante. Me refiero a las empresas afincadas en Silicon Valley, sobrenombre que recibió el Valle de Santa Clara por su elevada concentración de empresas que trabajan con silicio. Sin necesidad de utilizar picos y palas, el volumen de negocio que mueven estas firmas alcanza cifras estratosféricas, siendo muy superior al PIB de varios países.

Entre estos dos acontecimientos sucintamente descritos existen marcadas diferencias. Inicialmente, la Fiebre del Oro fue un episodio oportunista que se debió en gran medida a la casualidad y que tuvo como beneficiados principales a los comerciantes que supieron canalizar dicha posibilidad de negocio. Un gran ejemplo de ello es Levis, que vendía tiendas de campaña y más adelante pantalones para los mineros con la misma tela de las tiendas.

El caso de Silicon Valley, en cambio, basa su triunfo en la innovación, el desarrollo tecnológico y la inversión a mediano y largo plazo. Aquí comienzan a jugar un papel fundamental las llamadas Startups; una “organización humana con gran capacidad de cambio, que desarrolla productos o servicios, de gran innovación, altamente deseados o requeridos por el mercado, donde su diseño y comercialización están orientados completamente al cliente.”2

Hace un siglo y medio atrás, la geografía dictaminó el destino de California. ¿Hoy día, que determina el éxito en Silicon Valley?. Si no se basa en sus condiciones naturales, tal como sucedió en el pasado, ¿cuáles son las características de este valle que lo hacen especial?. ¿Por qué es el hogar de las más grandes compañías tecnológicas estadounidenses y miles de startups?.

Todo ésto lleva a la pregunta: ¿Podemos replicar Silicon Valley en otros lugares?.

La Gente

Siguiendo con esta línea de pensamiento, si el éxito de Silicon Valley no depende del contexto geográfico, entonces depende de su gente, y es lo primero que se necesita para poder replicarlo en otro lugar. Pero hablamos de la gente adecuada.

Si algioen pudiese conseguir que las 10 mil personas adecuadas se mudaran de Silicon Valley Montevideo, ¿éste se convertiría en un Silicon Valley?.

Si esto fuera verosímil, la pregunta de ¿cómo hacer un “Silicon Valley”?, se transformaría en ¿quiénes son las personas adecuadas para construir un “Silicon Valley”?, y ¿cómo consigues que se muden?.

Según Paul Graham en su publicación How to be Silicon Valley 3en EEUU las ciudades se convierten en statups si, y solo si, tienen tanto personas ricas como nerds“Son los reactivos limitantes en la reacción que produce nuevas empresas, porque son los únicos presentes cuando las startups empiezan. Todos los demás se mudarán.”

Entonces, ¿qué hace que un lugar sea bueno para ellos?. ¿Que atractores tiene que tener un lugar para lograr que estos grupos migren?. ¿Qué tiene Silicon Valley para constituirse como ese atractor?.

Universidades

Lo que a los nerds les gusta son otros nerds” 4. La gente inteligente irá donde otras personas inteligentes estén. Esto quiere decir: quien logre tener las mejores universidades, logrará tener los mejores estudiantes. Por lo tanto, si desearámos un Silicon Valley, necesitaríamos no una Universidad, sino la mejor de las Universidades, o redes universitarias.

La historia de Silicon Valley está muy emparejada con la Universidad de Stanford. Sin las sinergias que ésta habilita, Silicon Valley no hubiera existido, o por lo menos no allí. La universidad hizo que se favorezca la creatividad y promueva un entorno industrial único.

La historia de la simbiosis de investigación tecnológica entre el valle y Stanford es muy larga y se mantiene hasta nuestros días, y se debió en gran medida a dos nombres; William Shockley y Frederick Terman.

Terman, quien fuera profesor de la Universidad de Stanford, tuvo la visión de considerar que una gran zona sin utilizar de propiedad de la universidad, sería un perfecto lugar para el desarrollo inmobiliario e intelectual. Allí estableció un programa donde incentivaba a los estudiantes graduados a que se radicaran allí, proveyéndoles de capital de riesgo. Uno de los primeros éxitos fueron William Hewlett y David Packard, quienes conformarían la empresa Hewlett-Packard.

En 1951 el programa se amplió nuevamente, creando el “Parque Industrial de Stanford” (Stanford Industrial Park en inglés), que consistía en una serie de pequeños edificios industriales que eran alquilados a muy bajo coste a compañías técnicas. En 1954 se instituyó The Honors Cooperative Program, actualmente llamado coop, para permitirle a los empleados a tiempo completo de las compañías obtener títulos universitarios estudiando en un régimen de media jornada.5

“…El simple hecho de crear una nueva universidad no sería suficiente para iniciar un Silicon Valley. La universidad es sólo la semilla. Tiene que ser plantada en el suelo adecuado, o no germinará.“ Randy Komisar.

Ciudad atractiva

La ciudad en cuestión tiene que ser un lugar donde los inversores quieran vivir, y los estudiantes quieran quedarse después de graduarse. Por lo que la universidad tiene que estar en una ciudad que presente ciertos atractivos.

Tanto a este tipo de inversores como a los nerds les gustan las mismas cosas, pues en gran medida, unos fueron los otros.

La empresa Shockley Semiconductors6 fundada por William Shockley se estableció en terrenos rurales cerca de la Universidad Stanford porque William Shockley era profesor visitante en la misma. Shockley era un brillante científico (Nobel de física en 1956), pero muy mal hombre de negocios y jefe, según algunos testimonios. Con el tiempo Shockley Semiconductors perdió a ocho empleados (Julius Blank, Victor Grinich, Jean Hoerni, Eugine Kleiner, Jay Last, Gordon Moore, Robert Noyce y Sheldon Roberts), los cuales fundaron, junto a un hombre de negocios, Fairchild Semiconductors. Éstos eran llamados los “ocho traidores”. Esta empresa se convirtió en incubadora de otras cuantas, como Intel, Segway, Netscape, AOL, Google, Flextronics, Electronic Arts, Macromedia, Sun Microsystems, Teledyne Technologies, etc.

Esta traición se convirtió en el germen de muchas empresas que están radicadas en el valle. A las empresas fundadas por los “ochos traidores” no paraban de surgirles “traidores” que fundaban sus propias empresas. Esa es la gran dinámica del Valle, uno trabaja en tal o cual empresa y la acaba dejando para trabajar o fundar otra.

De esta manera, podemos entender cómo los nerds y los inversores, en gran medida son la misma cosa, o se convierten en la misma cosa.

Entonces, ¿qué buscan en una ciudad?. Según el informático inglés Komisar, lo que los nerds buscan es una ciudad con personalidad. Por ejemplo, les gustan los barrios antiguos bien conservados en lugar de los suburbios producidos en serie, y las tiendas y restaurantes locales en lugar de las cadenas nacionales o transnacionales. Al igual que el resto de la clase creativa, quieren vivir en un lugar con personalidad.

Les gustan más los placeres tranquilos. Les gustan los cafés en lugar de los clubes; las librerías de usados en lugar de tiendas de ropa de moda; el senderismo, en lugar de bailar; la luz solar en vez de los edificios altos…” 7

Los efectos migratorios registrados en el siglo XVIII fueron soberbios. Antes de este proceso, San Francisco era un aldea diminuta. A partir de la fiebre del oro se convirtió en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Dicha diversidad, en la actualidad marcó y generó un tipo de ciudad que fue el escenario propicio para esta nueva clase creativa.

San Francisco se caracteriza por la riqueza cultural de su paisaje urbano, que se ve dominado por barrios de uso mixto, enmarcados por corredores comerciales donde se pude caminar. Factor fundamental para dar personalidad y sentido de pertenencia. Presenta barrios que hablan de este presente cosmopolita (The China Town, The Japan Town, Little Italy, etc,) a causa de un pasado de inmigrantes. Algunos repletos de tiendas, cafés, lugares de ocio y una activa vida nocturna. Donde se destaca la calle Unión en el barrio de Cow Hollow y la calle 24th en Noe Valley, el distrito financiero y los alrededores de Union Square (ubicados en el centro histórico).8

La autopista 101, que discurre entre El Camino Real y la bahía, nos conduce a San Francisco, un polo tecnológico dentro del polo. Un buen número de empresas del Valle se han trasladado aquí, los alquileres son más baratos. “La gente de menos de 30 años prefiere vivir en la ciudad y tomar el tren para trabajar en el campus de Google, o en el de Apple. San Francisco se ha convertido en parte del Valle”.9

William Shockley, uno de los padres de Silicon Valley, “cuando comenzó su propia compañía en 1956 se trasladó a Palo Alto para hacerlo. En su momento era una cosa extraña por hacer. ¿Por qué lo hizo? Debido a que había crecido allí y recordaba lo agradable que era. Ahora Palo Alto es suburbia, pero entonces era una ciudad universitaria con encanto, una ciudad universitaria encantadora con un clima perfecto y San Francisco, a solo una hora de distancia.”10

Hasta este punto tenemos la gente (nerds e inversionistas), las universidades y la ciudad. Podemos hacer crecer una universidad en unos pocos años, inyectando dinero y recursos, pero la comunidad de startups a su alrededor van a crecer orgánicamente. Va a plantear su propio tiempo y su propia lógica.

El tiempo

Todos estos ingredientes tienen que decantar. Una compañía tiene un ciclo propio para tener éxito. Este ciclo está limitado por el tiempo.

“…O tienes una reacción en cadena autosustentable, o no. La observación confirma ésto también: las ciudades o bien tienen un panorama de startups, o no. No hay un término medio. Chicago es la tercer área metropolitana más grande en Estados Unidos. Como fuente de startups es insignificante en comparación con Seattle, número 15.”11

Uno de los grandes ventajas de Silicon Valley son las empresas de capital riesgo. Los inversores de capital riesgo tienen un poder centralizador sobre las startups. Ellos prefieren financiar empresas que estén a pocos quilómetros. Los inversores no financian de a una por vez, generalmente tienen muchas empresas “apadrinadas”. De esta manera ellos pueden tener más control sobre ellas, pues este modelo de negocio se basa en invertir dinero a cambio de un porcentaje de la misma.

El efecto centralizador de las empresas de riesgo es doble: provocan que las startups se formen a su alrededor, y eso atrae más startups a través de adquisiciones. Y aunque el primero puede estar debilitándose porque ahora es muy barato iniciar algunas startups, el segundo parece estar más fuerte que nunca.”

De esta manera se incentivan el crecimiento orgánico. No entendiendo a la startups como una, sino como un conjunto que se retroalimenta, y genera crecimiento sobre crecimiento. Y las startups son el corazón de Silicon Valley,

Silicon Valley como paradigma

A pesar de la gran cantidad de intentos por imitar Silicon Valley, aun no se ha conseguido. Es tal el número y peculiaridad de los elementos que lo componen, que hace razonable pensar que tampoco sea previsible que se vaya a conseguir. No obstante lo anterior, “una región puede, gracias a la inteligencia de unos, y la voluntad de otros, ir desarrollando las condiciones para pasar de ser un sitio marginal a convertirse en el mismo epicentro de la nueva geografía económica de la Sociedad de la Información.”12

No se construye un Silicon Valley; permites que uno crezca.”13

Bibliografía

ROGERS E., LARSEN J. (1986). Silicon Valley Fever. Growth of High-Technology Culture. Barcelona: Reveré S.A.
ELOLA, J. Silicon Valley: en busca de la siguiente revolución digital. 2013, El País de Madrid Sitio Web: http://elpais.com/elpais/2013/10/29/eps/1383067770_323914.html
RONDEAU, T. y RONDEAU, Christian. Así son los esfuerzos de medio mundo por replicar a Silicon Valley. 2014, xataca.com Sitio Web: http://www.xataka.com/xataka/asi-son-los-esfuerzos-de-medio-mundo-por-replicar-a-silicon-valley s/d.
Fiebre del oro de California. 2015, de Wikipedia Sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/Fiebre_del_oro_de_California s/d.
La Fiebre del Oro sigue en Silicon Valley. 2015, de abcblog Sitio Web: http://abcblogs.abc.es/jon-oleaga/2013/03/27/la-fiebre-del-oro-sigue-en-silicon-valley/ s/d. Paul GRAHAM. 2015, de Wikipedia Sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Graham s/d. Randy Komisar. 2015, de kpcb Sitio Web: http://www.kpcb.com/partner/randy-komisar s/d.
El Silicon Valley como Paradigma. 2015, de Fundación Orange Sitio Web: http://fundacionorange.es/areas/28_observatorio/pdfs/silicon.pdf

Notas

1 Rogers E., Larsen J. Silicon Valley Fever. Growth of High-Technology Culture. REVERÉ S.A. Barcelona. 1986.
2 http://es.wikipedia.org/wiki/Compañ%C3%ADa_startup Visitado por última vez Febrero del 2015
3 http://www.paulgraham.com/siliconvalley.html Visitado por última vez Febrero del 2015
4 http://es.wikipedia.org/wiki/Nerd Visitado por última vez Febrero del 2015
5 http://www.wsj.com/articles/SB10001424052702303807404577434281019286006 Visitado por última vez Febrero del 2015
6 http://en.wikipedia.org/wiki/Shockley_Semiconductor_Laboratory Visitado por última vez Febrero del 2015
7 http://www.chilango.com/ciudad/nota/2012/06/22/tipos-de-hipsters Visitado por última vez Febrero del 2015
8 Guias de Viaje de arquitectura, generación 2008
9 Michael Buchwald (consejero delegado de Leap Motion).
10 http://www.kpcb.com/partner/randy-komisar Visitado por última vez Febrero del 2015
11 http://cincodias.com/cincodias/2015/01/13/emprendedores/1421186739_414482.html Visitado por última vez Febrero del 2015
12 http://fundacionorange.es/areas/28_observatorio/pdfs/silicon.pdf Visitado por última vez en Febrero del 2015
13 Everett Rogers, Judith Larsen – “Silicon Valley Fever. Growth of High-Technology Culture”

Arq. Raúl Buzó

Responsable bloque 1

Docente de la Facultad de Arquitectura desde el 2007 en el Taller Schelotto, anteproyecto I y III; Departamento de Informática aplicada al Diseño; Laboratorio de Visualización Digital Avanzada; Laboratorio de Fabricación Digital Avanzada; y Medios y Técnicas de Expresión I, II, III Y IV.Socio Director BAZ! Arquitectos desde 2013. Viaje de Arquitectura Generación ’04 en 2011.

01. Silicon Valley. Buscadores de oro. Foto: goo.gl/qR1pxg

02. Steve Jobs, izquierda, y el co-fundador de Apple Steve Wozniak, derecha, el CEO John Sculley. En la presentación del Apple II. Fuente: The Australian. Foto goo.gl/4b58MM.jpg

03. Universidad de Stanford. Obama pidiendo mas colaboración contra ciber-ataques en un discurso en la universidad de Stanford. Foto: goo.gl/eN1OBX

04. San Francisco. Estudiantes en cafetería. Foto: goo.gl/nTrOO1.jpg

05. San José, California. Oficina de Silicon Valley. Foto: goo.gl/Q9kp7j.jpg