Sobre geografía, política y diseño de banderas


La geografía y la historia política no son mi principal fortaleza, lo confieso. Sin embargo en este artículo trataré de sobrevolar por esos campos, pues cuando se va a viajar por Europa se debe entender bastante de geografía y por lo menos algo de política, si se quiere conservar la salud; sobre todo en el globalizado mundo que vivimos, tan convulsionado por nacionalismos, independentismos, separatismos, revoluciones culturales, reivindicaciones locales y fundamentalismos religiosos.

Ahora bien: juguemos un juego, es fácil. Observen estas dos banderas.

¿Cuál es la de Inglaterra?

En realidad se trata de una pregunta con trampa; pues ninguna de las dos es la bandera inglesa. La ubicada a la izquierda es la histórica bandera de Gran Bretaña (vigente hasta 1801) y la que está a la derecha es la actual bandera del Reino Unido.

Resulta interesante profundizar en esas diferencias.

De Inglaterra al Reino Unido

Entre las pocas memorias que conservo intactas de mi pasaje por la escuela primaria (hace ya algunas décadas) recuerdo claramente el día en que la maestra trató de enseñarnos los diferentes gentilicios aplicables a los habitantes del Reino Unido. Recuerdo que ella se detuvo especialmente en explicarnos porqué no es lo mismo decir “los ingleses” que “los británicos”, y con la ayuda de un mapa definió cuatro niveles diferentes que, sin entrar en contradicciones, podían utilizarse para definir a quienes viven en Inglaterra (el país). Estos son, de mayor a menor:

A. Islas británicas

B. Reino Unido

C. Gran Bretaña

D. Inglaterra

Desde siempre han despertado mi curiosidad las diferentes clasificaciones con las que catalogamos al mundo. Porque designar y clasificar correctamente a las cosas es una forma de comprenderlas y de pensarlas claramente, pues para entender algo debemos antes poder definirlo y delimitarlo. En definitiva, clasificar se trata de una excusa para ejercitar el pensamiento analítico, y para ello podemos recurrir a cualquier campo del conocimiento, no sólo el estrictamente disciplinar.

El caso que nos ocupa y que ustedes van a visitar en este viaje (Reino Unido), es particularmente rico para ensayar el razonamiento en estas diferencias. Por ello considero que puede resultar un aporte interesante para las guías, pues al recorrer un país y conocer otras gentes es importante que uno registre y entienda las diferencias políticas, históricas y geográficas, que devienen en diferencias culturales.

Para auxiliarme en esta tarea voy a tomar prestados los dibujos y algunas palabras de un artículo publicado en la web, “Diferencia entre Inglaterra, Reino Unido y Gran Bretaña1:

Vamos a empezar por las definiciones geográficas. El archipiélago de las islas británicas está compuesto por dos grandes islas:

1. La isla de Gran Bretaña

2. La isla de Irlanda”

Siguiendo con las definiciones políticas, la isla de Irlanda está divida en dos estados:

1. La República de Irlanda, con Dublín como capital

2. Irlanda del Norte, con Belfast como capital

A su vez, la isla de Gran Bretaña, está divida en otros tres estados:

1. Inglaterra, con Londres como capital

2. Gales, con Cardiff como capital

3. Escocia, con Edimburgo como capital”

Y el lío viene ahora, ¿Dónde está el Reino Unido? Pues el Reino Unido de Gran Bretaña y de Irlanda del Norte (es así como en realidad se llama oficialmente), es un estado unitario y soberano compuesto por cuatro países diferentes: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. La capital del Reino Unido es Londres. El Reino Unido está gobernado mediante un sistema parlamentario con sede en su capital, pero con tres administraciones nacionales descentralizadas, cada una de ellas en las capitales de los estados constituyentes. Los países de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte no son países independientes sino países constituyentes del Reino Unido. Por lo tanto, se puede decir que el Reino Unido es un país compuesto por países que ocupan toda la Isla de Gran Bretaña y parte de la Isla de Irlanda.”

El texto del artículo es de una claridad didáctica envidiable. Pero por si algo no nos quedó claro su autor nos presenta un último gráfico que, a partir de la teoría de conjuntos, nos permite entender los cuatro niveles que mi maestra de primaria explicaba.

Para continuar este relato y comprender un poco más al Reino Unido debemos introducir un poco de historia y algo de religión. Si bien desde 1801 el Reino Unido comprendía los territorios de las dos islas británicas, en 1922 Irlanda se emancipó para formar un estado republicano e independiente. Esta separación responde tanto a diferencias políticas como religiosas, dado que en Irlanda el catolicismo es religión mayoritaria, mientras que el Reino Unido es la cuna de la iglesia protestante anglicana.

Pero, para complicar aún más las cosas, en los seis condados del norte de la isla de Irlanda la mayoría protestante prefería continuar perteneciendo al Reino Unido, mientras que la minoría católica quería ser parte de Irlanda. El conflicto se definió en las urnas, e Irlanda del Norte pasó a ser un estado constitutivo del Reino Unido. No obstante las tensiones entre separatistas católicos e integristas británicos protestantes dieron lugar a múltiples episodios de violencia que llegaron hasta el siglo XXI.2

Por lo tanto, si bien todos los ingleses son británicos no todos los británicos son ingleses, como sabiamente explicaba mi maestra. Se entenderá porqué a un escocés o a un galés no le agrada que lo confundan con un inglés, y ni hablar de llamar inglés a un católico de Irlanda del Norte.

Volvamos ahora al tema de la bandera. El famoso emblema británico, denominado “Union Jack”, surge de la integración de las diferentes cruces presentes en las banderas de los santos patronos de sus estados constituyentes: la cruz de San Jorge por Inglaterra, la cruz de San Andrés por Escocia y la cruz de San Patricio por Irlanda.

Desde el punto de vista semiótico las banderas se consideran símbolos visuales: imágenes abstractas de una idea cuyo significado se establece por convención. La vasta Wikipedia nos auxilia definiendo a los símbolos como signos que “no poseen semejanza directa ni contigüidad” con la idea que representan, como sí sucede con el ícono y el índice, respectivamente.

Sin embargo todas las banderas denotan y connotan significados que es interesante conocer, pues, como signos que son poseen una historia propia, rica y sugerente. En este sentido resulta sumamente reveladora la lógica compositiva de la bandera británica, casi3 replicando la conformación geográfica, política y religiosa del Reino Unido.4

Si la observamos atentamente, las diagonales de las dos cruces (que representan a Irlanda y Escocia, en positivo y negativo) aparecen seccionadas, y sometidas, por la Cruz de San Jorge (Inglaterra). El mensaje implícito de la bandera no podría ser más contundente.

Del Reino Unido al Imperio Británico

Si para los estados constituyentes del Reino Unido la bandera “Union Jack” representa la historia e integración de sus diferentes identidades, para el resto del mundo, durante más de tres siglos, fue el símbolo indiscutible del imperio británico y su política colonialista.

Aún hoy las banderas de países soberanos como Australia y Nueva Zelandia5 contienen en el cuadrante superior izquierdo (la vexilología6 lo denomina “cantón superior al asta”) la Enseña de la Union Jack, pues fueron colonias británicas que se independizaron “amistosamente” y por ello le rinden un sincero tributo a la madre patria.

De modo distinto, aunque los Estados Unidos de América también fueron colonia del imperio, prefirieron romper los lazos edípicos con la Union Jack, y así tempranamente eliminan el distintivo británico del cantón superior de asta7. Aunque en realidad las diferencias nos son tantas, ya que en la bandera conservan los colores británicos y como política de estado heredaron sus imperialistas y policíacas costumbres.

Al igual que la Union Jack, la lógica que gobierna el diseño de la bandera estadounidense, conocida como “Old Glory” o “Stars and Stripes”, también denota su evolución histórica y su conformación territorial. Si bien las barras blancas y rojas permanecieron fijas, pues representan a las Trece Colonias fundadoras; las estrellas se fueron acrecentando con el tiempo, pues cada una representa a uno de los estados anexados por la unión. La última estrella (por ahora) es la correspondiente a la isla de Hawái, agregada en 1960 como el estado número 50.

Una nueva Vieja Europa

En 2001 Rem Koolhaas fue invitado a desarrollar un proyecto de identidad para la Unión Europea. Como resultado de este encargo, Koolhaas y su estudio AMO8 proponen la idea de establecer una secuencia lineal que respeta las proporciones y disposiciones de los colores de cada bandera nacional, para generar así el “código de barras” de la Unión Europea (UE).

El código de barras alarga y fusiona las banderas de los estados miembros de la UE actuales en un único símbolo colorido. Tiene la intención de representar la esencia del proyecto europeo, mostrando a Europa como el esfuerzo común de los diferentes estados nacionales, y a cada estado conservando su propia identidad cultural…”9

El ferviente y polícromo optimismo de la propuesta comulga con los ideales integristas de la Unión Europea. El código de barras puede ampliarse conforme se integran nuevos países sin perder su esencia. Consistente con el espíritu de la UE, en realidad no se trata de una nueva bandera europea que sustituya a existente (fondo azul con 12 estrellas doradas) sino de un símbolo que funcione en paralelo a los que ya existen.

Desde la perspectiva de la comunicación visual es una apuesta interesante que la bandera del Estado Europeo se constituya mediante una suma de otras banderas, reconociendo que todo estado se sustenta esencialmente en su historia, su memoria, su cultura y tradición, y necesariamente en la política y el territorio.

Epílogo

Quién sabe qué banderas nos depare el futuro. Quien sabe a qué patrias nos asociaremos los seres humanos, cuáles serán los colores que representen a nuestra identidad. Tal vez, la mezcla de todos los colores dé en un futuro incierto una sincrética bandera gris o blanca, símbolo de una humanidad finalmente unificada y en equilibrio con el planeta.

Pero ahora, en 2015, mientras ustedes fluyan en este maravilloso viaje, la amarilla, celeste y blanca será símbolo, índice e icono del cielo soleado que cubre este rinconcito del mundo que se llama Uruguay.

Bibliografía

Editorial El Croquis. (2006). AMO Europa, evitar una nueva Babel. El Croquis, 131-132, pp. 330-335. Mark Leonard. (2002). Euro Espacio, un estado mental. A.V. Monografías, 98, pp. 114- 120.

Otros recursos web:

http://www.diariodeunlondinense.com Fecha de consulta: Febrero de 2015

Todas las imágenes de las banderas se obtuvieron de la Wikipedia. La secuencia de la Union Jack procede de: http://bit.ly/1CNPkL1

Notas

1 El artículo (firmado por Ricardo) figura en la sección Curiosidades de la página web: http://www.diariodeunlondinense.com Consultado el 20/02/2015.

2 Sabrán disculpar la flagrante simplificación de un conflicto muy complejo que se ha extendido por casi un siglo. A los efectos de entender los temas aquí tratados considero que el resumen es suficiente.

3 Digo “casi” porque en la bandera del Reino de Gales parece quedar afuera. Esto se explica porque Gales ya estaba incorporado a Inglaterra desde el siglo XIII. Por lo tanto, cuando en 1606 se crea la bandera que representa la unión informal de las coronas de Inglaterra y Escocia sólo fue necesario unificar dos símbolos. En 1707 se conforma el Reino de Gran Bretaña y la Union Jack pasa a ser su bandera oficial.

4 La UEFA (Unión Europea de Fútbol Asociado) incluye entre sus asociados a Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia y Gales que son asimilados a países independientes y sus selecciones compiten entre sí en los campeonatos mundiales de la FIFA.

5 Los países o regiones que aún hoy utilizan la enseña británica en su bandera son siete: Australia, Nueva Zelanda, Tuvalu, Hawái, Fiyi, Santa Helena y Malvinas.

6 Según Wikipedia: “La vexilología es el estudio de las banderas en su más amplio sentido. Es una disciplina auxiliar de la historia, aunque hoy día se entiende también su relevancia como parte de la semiótica.”

7 La primera bandera no oficial, de 1775, denominada Grand Union Flag, incorpora la enseña británica en el cantón de asta. Un año y medio después se sustituye por las primeras 13 estrellas sobre fondo azul, nace así la “Stars and Stripes”.

8 Sobre el estudio de investigación AMO, en la página web de AMO/OMA lo definen como la contracara de OMA: “Mientras OMA sigue dedicado a la realización de edificios y planes maestros AMO opera en áreas más allá de los límites tradicionales de la arquitectura, incluyendo los medios de comunicación, la política, la sociología, las energías renovables, la tecnología, la moda, el comisariado, edición y diseño gráfico.” Traducción del autor. Consultado en : http://www.oma.eu/oma

9 Texto tomado de la página web de OMA/AMO. Traducción del autor.

Arq. Alejandro Folga Bekavac

Columnista invitado

Prof. Adjunto del Taller Articardi. Docente de Medios y Técnicas de Expresión, y de la Licenciatura en Diseño del Paisaje. Integrante del colectivo “Croquiseros urbanos de Montevideo” y docente responsable del Bloque 3 del Proyecto Académico “Plexo – Una travesía multisensorial”.